Caja registradora pos

Todo contribuyente que vende bienes a personas financieras está obligado a registrar el volumen de negocios utilizando una caja registradora. Es una estrategia que permite aplicar liquidaciones adecuadas con las autoridades fiscales. Sigue la ley y es importante.

¿Qué pasa con el éxito de una caja registradora rota?

En tales formas se dispondrá en el llamado efectivo de reserva. Su disposición no es un requisito legal, y en beneficio de cada inversor es pensar en tal partida a tiempo. Se reúne perfectamente en el modo de emergencia opuesto, que quiere reparar el equipo adecuado. En el texto, la Ley del IVA establece claramente que si no es posible hacer un registro de la facturación con un cajero de reserva, el contribuyente debe dejar de vender. La oficina de reservas puede proteger contra el tiempo de inactividad innecesario e impredecible en el trabajo. Vale la pena recordar que la disposición de los bienes de la caja registradora de la reserva debe informarse a la oficina de impuestos, informando sobre la falla del equipo y usando información sobre la comida de reemplazo.

Desafortunadamente, como ya se mencionó anteriormente, la falta de una caja registradora, en el último monto de reserva se refiere a la necesidad de dejar de vender. Entonces, es imposible finalizar la venta, y tales órdenes son ilegales, también pueden implicar consecuencias en el papel de las altas cargas financieras. No recordando la calidad en que el destinatario solicitará el recibo.

Se debe informar lo antes posible acerca de la falla del servicio de reparación del reparador y de las impresoras fiscales postnote, pero también las autoridades fiscales tienen una falla en la grabación de la facturación al momento de reparar el dispositivo y, por lo tanto, los clientes con espacio en la venta.

Solo en el éxito de las ventas en línea, el empresario no tiene que detener su trabajo, sino que debe cumplir varias condiciones: los registros deben indicar exactamente en qué producto se aceptó el pago; El pago debe ser preparado vía internet o correo postal. En esta forma, el vendedor - contribuyente, será perfecto hasta el último para insertar una factura con IVA.